Llámanos (55) 5256-1322 | [email protected]

Un camino hacia el Tantra

 

Un camino hacia el Tantra

Posted by admin in Ultimas Noticias 25 May 2011

Yoguini

Por Erzulié Escartín/COMPASSION TIMES

Puedo decir que formalmente mi preparación para el Tantra Yoga Blanco comenzó el 30 de abril, cuando incorporé Surya Kriya en mi práctica de Sadhana. Ésta fue la Kriya recomendada por IKYTA para este curso de 2011, y realmente fue útil, me cargo las pilas y pude librar todas mis tareas, ya sabes las cosas cotidianas, la escuela, el trabajo, todo eso que compone nuestra vida y que a veces la descompone con los pequeños imprevistos que convertimos en grandes calamidades.

La verdad es que yo tenía planeado asistir a este evento desde hace muchos meses, de hecho creo que puedo decir que desde el Tantra del año pasado ya me visualizaba en el siguiente. Éste fue mi tercero y me doy cuenta plenamente de lo que ha dejado en mi, es una experiencia que difícilmente puede expresarse con palabras de forma adecuada porque todo es muy sutil, pero al mismo tiempo  tangible, quiero decir es algo que se siente con todo el ser, cada célula, cada pensamiento, cada emoción, pero a la vez es tan sutil que como que no acabas de comprender o de darte cuenta.

Unas dos semanas antes del evento me enteré de que ayudaría a Guru Devi Kaur a asistir a la facilitadora de del Tantra: Siri Atma Kaur. Mi labor consistió en hacer algunas compras de material que se requería, algunas cuestiones administrativas y el montaje y desmontaje del altar y pódium. Esto representó un trabajo extra, sin embargo valió la pena. Mi labor realmente fue  muy sencilla, sin embargo me dio la oportunidad de convivir con maestros que llevan décadas en este camino, de escuchar sus anécdotas y aprender de ellos a cada momento.

Otros retos se presentaron y yo quedé sorprendida y agradecida con la actitud que me ha dado el trabajo duro del yoga. Decidí también participar como mercader en el Bazar del Tantra, con productos artesanales: ropa y comida. Es fácil imaginar que ofrecer una cantidad adecuada de productos artesanales en un evento tan grande rebasó mis capacidades, sin embargo di mi mejor esfuerzo, siempre con la vista más allá de mis límites, ignorando la vocecita de la derrota y del miedo. Aunque la verdad por tratar de dar lo mejor y por no contemplar y organizar adecuadamente el tiempo que requería para mis labores no me fue posible dormir la noche del viernes, así que me fui al Tantra “en vivo”. Terminé de imprimir mi inventario a las 3:30, me metí a bañar, comí algo y salí para el Centro Banamex. El camino más sencillo estaba interrumpido por alguna obra vial, y de pronto hubo algunos momentos de tensión, tratando de entender la ruta alterna por calles más pequeñas y escurridizas. Sin embargo en ningún momento perdí el control de mi misma, tenía un objetivo claro, llegar y llegar lo más puntual posible, nunca me di por vencida. Sin reprocharme, sin enojarme, sin perderme en la emoción, la mente fija en mi objetivo… esta es la actitud que me ha brindado el yoga y aunque sé que este es un camino en espiral, y no una línea vertical con la banda de meta al final; las pequeñas victorias diarias ya sea sobre los contratiempos cotidianos, o sobre nuestros condicionamientos internos es una verdadera celebración, es ir cada vez un poco o un mucho más allá de nuestros límites,  y esto es lo que nos brinda esta enseñanza.

SAT NAM

Post a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.