Llámanos (55) 5256-1322 | [email protected]

Cine: Moonrise Kingdom, un clásico del tercer milenio

 

Cine: Moonrise Kingdom, un clásico del tercer milenio

Posted by admin in Ultimas Noticias 29 Dic 2012

(Estados Unidos, 2012. Director: Wes Anderson, Intérpretes: Bruce Willis, Bill Murray, Edward Norton)

Por Sat Tara Singh Khalsa/COMPASSION TIMES

Moonrise Kingdom es una historia de amor verdadero. Del tipo de amor que puede devastar naciones y dejar leyendas inmortales a su paso. La épica de Sam Shakusky y Suzy Bishop, los amantes de 12 años de edad, se desarrolla en el microcosmos de New Penzance, una isla diminuta en el corazón de Nueva Inglaterra, en 1965. Como Paris y Helena de Troya, o Maria y Tony de West Side Story, Sam y Suzy se enfrentan al entramado de su realidad que lucha por separarlos y suprimir su amor prohibido.

Las fuerzas de la fatalidad están encarnadas por un elenco de primerísima calidad. Encabeza la lista Randy Ward, interpretado por Edward Norton, maestro de matemáticas y jefe de la tropa scout de la que Sam desertó. Es un personaje sensible dedicado en cuerpo y alma a la mística de los Khaki Scouts. (su cita: “Voy a corregir mi respuesta. Mi trabajo principal es ser jefe de tropa scout. Maestro de matemáticas es algo que hago en mi tiempo libre.”)

Bruce Willis es el Capitán Sharp, el melancólico policía de la isla, quien mientras se ve obligado a llevar a cabo su triste deber, le dice a Sam: “Eso fue muy elocuente. Realmente no puedo discutir nada de lo que me has dicho. Pero no tengo que hacerlo porque solo tienes 12 años.”

Los padres de Suzy son una pareja de abogados que viven como ermitaños en compañía de su hija depresiva, unos trillizos, y su fría desesperación ante el mundo perfectamente ordenado y esterilizado que ellos mismos han creado. Bill Murray y Frances McDormand son los actores. Su momento memorable: “Espero que el techo se vuele y salga absorbido hasta el espacio exterior.” “Deja de sentir pena por ti mismo” “¿Por qué?”

El libreto de Wes Anderon y Roman Coppola, que ya habÌan trabajado juntos en filmes memorables como The Royal Tenenbaums y The Darjeeling Limited, fluye como poesía homérica en torno a los dos jóvenes incomprendidos. Cada personaje, por secundario que sea, representa todo un aspecto de la humanidad, que se ve puesto a prueba ante el ímpetu y pureza del aura de amor de la pareja. Sam y Suzy danzan en medio de este gran escenario.

El es huérfano, brillante al punto del autismo, detestado por sus compañeros y ajeno a las normas que rigen a la sociedad de los mortales comunes. Ella es temperamento y pasión, sensibilidad insondable que está siempre a punto de estallar y consumir su personalidad. Su encuentro predestinado tiene lugar en un marco auténticamente bÌblico. La maestría de Anderson se deja ver en la forma como narra con absoluta ligereza la historia que se sucede a partir de ese encuentro, en que las fuerzas del destino convergen y empiezan a girar en una espiral portentosa, llena de significado.

El clima mismo se vuelve un símbolo conforme la trama avanza y la isla se ve envuelta en “la peor tormenta en golpear el noreste de los Estados Unidos en la segunda mitad del siglo 20” y el agua de las emociones desbordadas arrastran todo a su paso. El final, por supuesto, es una revelación.

Esta película es drama en su forma más elevada: juego, acción y vida. Espíritu humano y designio divino se conjuntan en torno al misterio del amor correspondido. Un clásico del tercer milenio.

Sorry, the comment form is closed at this time.